#Inversiones

Aclarando algunas nociones erróneas sobre la Inversión Sostenible y Responsable (ISR)

Eleonore Bedel

La Inversión Sostenible y Responsable (conocida como ISR) supone aplicar del concepto del desarrollo sostenible a las inversiones financieras.

La Inversión Sostenible y Responsable (conocida como ISR) supone aplicar del concepto del desarrollo sostenible a las inversiones financieras.

La oferta de productos financieros ISR pretende ir más allá de la obtención de rentabilidad financiera, proporcionando un valor añadido social y/o medioambiental. Las ISRs todavía están expuestas a muchos prejuicios por parte de los inversores privados y se ven rodeadas de muchas nociones preconcebidas.

ISR=RSC= Desarrollo Sostenible

¡No es verdad! Lo que es cierto es que por desgracia, estos diferentes conceptos a menudo se confunden.

  • El desarrollo sostenible es " el desarrollo que satisface las necesidades del presente, sin comprometer la capacidad de las generaciones futuras para satisfacer sus propias necesidades".
  • La responsabilidad social corporativa o RSC es la transposición del concepto de desarrollo sostenible al mundo empresarial. Es la forma en que una empresa incorpora los criterios medioambientales, sociales y de buen gobierno conocidos como criterios (ASG) en su estrategia y política general.
  • La inversión sostenible y responsable o ISR, es la forma en la que los inversores integran el desarrollo sostenible y la responsabilidad social en sus decisiones de inversión.

La ISR no tiene ningún impacto medioambiental o social sobre la economía

¡Todo lo contrario! La ISR es un tipo de inversión que tiene como objetivo generar un valor añadido social o medioambiental al mismo tiempo que busca obtener una rentabilidad financiera. Para la consecución de este objetivo, la gestión de la ISR integra criterios extra-financieros, medioambientales, sociales o de buen gobierno en la evaluación y selección de las empresas. Este análisis ASG, ya sea proporcionado por organismos especializados de calificación extra-financiera o por las propias sociedades de gestión de activos, permite a las empresas tener mayor conciencia de sus áreas de mejora en términos de criterios medioambientales y sociales.

Por otra parte, la mayoría de las gestoras de inversiones están tomando conciencia sobre las ISRs y hacen un esfuerzo para establecer un diálogo constructivo con compañías de todos los sectores para la mejora sus prácticas en el ámbito ASG. Con este fin, las empresas de gestión de activos a menudo trabajan junto con competidores que persiguen el mismo objetivo. Este modo de funcionamiento se denomina "implicación de los accionistas" y está dando sus frutos ya que las prácticas ASG han mejorado significativamente durante los últimos 15 años en el mundo empresarial. Esta mejora se puede atribuir directamente a los fondos ISR.

En un fondo de ISR no debería haber acciones de compañías petroleras

¡Eso depende del tipo de fondo ISR! Un fondo “Best-in-Class” que sea global y multisectorial, puede invertir en cualquier sector. Esto significa que todos los sectores se analizan y se pueden incorporar a una cartera ISR. Este es el caso del sector del petróleo y de otros sectores de la economía que son percibidos como sectores particularmente poco responsables. Si una empresa como por ejemplo Total es mejor que sus competidores con respecto a los criterios ASG, entonces es posible encontrarla en un fondo ISR. El objetivo es ayudar a todas y cada una de las empresas en la mejora de sus prácticas ASG a través del compromiso de los accionistas.

Un fondo ISR temático, por el contrario, se centra exclusivamente en los sectores de la economía que proporcionan soluciones para problemas medioambientales y sociales, sectores como las energías renovables, el agua y la gestión de residuos, el comercio justo, etc. Por lo tanto, el sector petrolero quedaría excluido en estos casos.

Los fondos ISR no se comportan bien en términos de rentabilidad

Al contrario... las transformaciones sociales, económicas y medioambientales son inevitables en la sociedad actual. Por ello, aunque estas transformaciones amenazan en determinadas ocasiones la rentabilidad de algunos sectores, proporcionan nuevas oportunidades para las empresas que se anticipan a los cambios. Por tanto, estos sectores constituyen verdaderas oportunidades de inversión. Además, el enfoque de añadir un análisis extra-financiero asegura un mejor conocimiento y una mejor comprensión de los riesgos inherentes a cada empresa.

Esto se confirma si analizamos la rentabilidad histórica del sector ISR en los últimos 10 años. El índice ISR más antiguo, el MSCI-KLD 400, compuesto por las 400 empresas norteamericanas con las mejores calificaciones en criterios sociales y medioambientales, ha superado sistemáticamente a su índice de referencia, el Standard & Poor's 500. Esto demuestra que invertir de forma responsable no significa renunciar a los resultados financieros.