Esta página web utiliza cookies, propias y de terceros, con la finalidad de ofrecer el mejor servicio al usuario y al objeto de facilitar y prestar los servicios y funcionalidades requeridos por quién accede a la página. Al utilizar los servicios de esta página web  y continuar navegando, consideramos que el usuario acepta el uso de las cookies. El usuario puede revocar en cualquier momento el consentimiento que ha dado a la instalación de cookies, mediante su eliminación en su ordenador y modificando los parámetros de su programa navegador. Más información sobre cookies

#ESTRATEGIA DE INVERSIÓN — 10.11.2016

DONALD TRUMP, PRESIDENTE DE EEUU

El discurso de Donald Trump en su papel como nuevo presidente ha calmado a los inversores. Creemos que habrá una mayor volatilidad a corto plazo pero los riesgos de caídas son limitados.

  • Las primeras reacciones tras la victoria de trump generaron un aumento de la incertidumbre.
  • Después de este aumento inicial de la incertidumbre, la calma volvió a los mercados tras el discurso del nuevo presidente, ya que los inversores se han empezado a centrar más en los beneficios de los estímulos fiscales que en los riesgos del proteccionismo. Este hecho apoya nuestra visión positiva a medio plazo con respecto a la renta variable.
  • Mantenemos nuestras previsiones sobre las futuras subidas de tipos y reafirmamos nuestros niveles objetivos para el dólar.
  • Revisamos ligeramente al alza nuestros objetivos a 3 meses para las rentabilidades de los bonos de gobierno.
  • Con respecto a la renta variable, a corto plazo, es más probable que haya volatilidad a una corrección.

Las reacciones iniciales de los mercados

En la sesión del miércoles 9 de noviembre, las bolsas asiáticas registraron fuertes caídas (-5.3% el Nikkei y casi un -3% Shangai). En Europa, los principales índices empezaron la sesión con abultados números rojos, pero las pérdidas se fueron moderando a lo largo del día, especialmente después del discurso del nuevo presidente, que generó cierta calma entre los inversores. Apareció en su nuevo papel de presidente, muy alejado de la imagen que ha dado a lo largo de la campaña como candidato, exhibiendo un tono conciliador con los demócratas. Los mercados financieros se han empezado a centrar más en los beneficios de las medidas de estímulo fiscal que en los riesgos de proteccionismo.

El Ibex, que llegó a caer un 4%, cerró con un retroceso de solo el 0.4%. Por su parte las bolsas de Frankfurt, Londres y París cerraron en números verdes, con avances en torno al 1,5%. Los mercados americanos también cerraron en positivo. Las rentabilidades de los bonos subieron significativamente, con el 10 años americano sobrepasando la barrera del 2% y el dólar cerró la sesión con un tono mucho más fuerte.

Si comparamos la situación con el Brexit, el índice S&P 500 cayó un 5,3% en los dos días siguientes al referéndum británico (junio pasado), en línea con la caída del FTSE100 que fue de un -5,6%. Sin embargo, la zona Euro perdió un -11%.

Para los mercados de renta variable de los países con divisas refugio (como Japón y Suiza) el impacto puede ser mayor, al igual que para los mercados emergentes, debido a los riesgos de las políticas proteccionistas para el comercio. La zona Euro también sufrirá más que Estados Unidos debido al fortalecimiento del euro y a su naturaleza procíclica.

Posteriormente, pero con un retraso mucho mayor que lo que sucedió con el Brexit (porque Trump no tomará posesión de su cargo hasta enero), los inversores podrían considerar que las reformas fiscales, junto con el aumento del gasto en infraestructuras, podrían impulsar la actividad económica.

Además, si Donald Trump aleja su política de la retórica proteccionista, los mercados de renta variable deberían ser capaces de lograr una fuerte recuperación. En tales condiciones, el dólar estadounidense se recuperaría de la moderada pérdida sufrida, dado el impacto sobre el crecimiento y los diferenciales de los tipos de interés. Todo ello, sin perjudicar a la Unión Europea y a los mercados de renta variable japoneses, ya que ambos se beneficiarían de su naturaleza procíclica y del renovado apetito por el riesgo.

Nuestra estrategia de inversión para nuestros clientes de Banca Privada

  • Parece que los riesgos de caída a corto plazo han disminuido notablemente. En consecuencia:
  • Mantenemos nuestras previsiones de subida de tipos de la Fed en diciembre, seguida de 2 subidas adicionales en 2017 y dos más en 2018.
  • Subimos nuestro objetivo a 3 meses para los bonos del tesoro americano de 1,8% a 2%, en línea con nuestro objetivo a 12 meses. Para el bund alemán, subimos el objetivo a corto plazo de 0,10% a 0,20%, manteniendo invariable el objetivo a 12 meses en 0,40%.
  • Mantenemos nuestro objetivo para el EUR/USD en 1,08 a 3 y 12 meses
  • En los mercados de acciones s mucho más probable que veamos volatilidad que grandes caídas. Se mantiene la tendencia alcista.

En resumen, dese BNP Paribas Wealth Management esperamos un aumento inicial de la volatilidad en los próximos días/semanas pero no recomendamos vender. Dependiendo de cómo evolucione el mercado, esperamos que se vayan materializando diversas oportunidades, sobre todo en los activos denominados en dólares.