Esta página web utiliza cookies, propias y de terceros, con la finalidad de ofrecer el mejor servicio al usuario y al objeto de facilitar y prestar los servicios y funcionalidades requeridos por quién accede a la página. Al utilizar los servicios de esta página web  y continuar navegando, consideramos que el usuario acepta el uso de las cookies. El usuario puede revocar en cualquier momento el consentimiento que ha dado a la instalación de cookies, mediante su eliminación en su ordenador y modificando los parámetros de su programa navegador. Más información sobre cookies

#Filantropía — 27.06.2018

10 AÑOS DE ASESORAMIENTO EN FILANTROPIA

Entrevista con Nathalie Sauvanet, responsable global de Filantropía Individual de BNP Paribas Wealth Management.

¿Cómo define BNP Paribas Wealth Management la filantropía?

N.S. La palabra ‘filantropía’ en su etimología es de procedencia griega - phílos ánthrôpos: amor a la humanidad.

Para BNP Paribas Wealth Management, la filantropía incluye cualquier acción que nuestros clientes quieran realizar en interés del bien común, ya sea en forma de apoyo financiero, tiempo o donación de bienes personales o reales. Trabajamos junto a nuestros clientes para proporcionar servicios personalizados de asesoramiento en filantropía. Además hemos desarrollado colaboraciones con fundaciones nacionales para aquellos clientes que prefieren una solución ya establecida para sus donaciones. 

Estamos encantados de que el número de clientes que ha decidido contribuir al bien común ha crecido con regularidad desde que lanzamos nuestra actividad en 2008. Esto nos ha llevado a crear una red de corresponsales en filantropía en Europa, Asia y Estados Unidos.  

También queremos desarrollar el conocimiento y las habilidades llevando a cabo estudios, promoviendo reuniones y eventos, dónde los clientes puedan intercambiar experiencias, como nuestro evento ‘Impact Journey’ que tuvo lugar el pasado 4 de julio.

¿Qué tipos de proyectos pueden apoyarse a través de la filantropía?

N.S. La filantropía puede referirse a todas las áreas de interés general: social, cultural y medioambiental. Las causas apoyadas pueden ser muy diversas: educación, promover el arte contemporáneo, los derechos de las mujeres, ayudar a niños en situaciones de peligro, combatir el cambio climático, proteger el patrimonio cultural, ayudar a comunidades desfavorecidas, etc. Los proyectos también son muy variados: mejorar la autonomía y calidad de vida de las personas mayores y de las personas con enfermedades crónicas, ayudar a los jóvenes a integrarse profesionalmente y socialmente, ofrecer becas a jóvenes artistas. Es importante informarse sobre los retos y problemas específicos de la causa que se quiera apoyar, así como sobre las diferentes opciones en las que se puede actuar para determinar el ámbito de intervención.

¿Tienen los filántropos de hoy un perfil similar a los de hace 10 años?

N.S. El perfil de nuestros clientes ha cambiado. En el pasado, las acciones filantrópicas estaban a menudo ligadas a últimas voluntades a través de los testamentos. Ahora cada vez se realizan más durante la vida de los filántropos. Entre los filántropos se incluyen, por ejemplo, empresarios que quieren redistribuir una parte del fruto de su éxito, o personas sin herederos a los que les preocupa el futuro de su patrimonio.

Para un gran número de filántropos, mejorar la vida de otros es una mentalidad que pasa de generación en generación: la filantropía se convierte en un valor familiar de consistencia y transmisión. Los titulares del patrimonio familiar quieren compartir con sus hijos, o familiares cercanos, el valor de dar a otros. La filantropía ofrece valor educacional, hasta el punto de que algunas personas planifican dar un cuarto, la mitad o incluso la mayoría de su patrimonio a una fundación, antes que dejársela a sus herederos.   

También hemos detectado un creciente número de ‘’filántropo-empresarios’’. Siguiendo el ejemplo anglosajón, cada vez más emprendedores en Europa y Asia optan por un enfoque filantrópico inspirado en métodos financieros, en particular por el capital de riesgo. Esto demuestra su compromiso no solo a nivel financiero, sino también su voluntad de poner a disposición de los demás sus habilidades y sus redes profesionales para contribuir a las causas seleccionadas. Buscan eficiencia y generalmente evalúan el rendimiento social de las inversiones. La generación de jóvenes emprendedores está especialmente abierta a utilizar métodos híbridos para conseguir mayor eficiencia e impacto global.