Esta página web utiliza cookies, propias y de terceros, con la finalidad de ofrecer el mejor servicio al usuario y al objeto de facilitar y prestar los servicios y funcionalidades requeridos por quién accede a la página. Al utilizar los servicios de esta página web  y continuar navegando, consideramos que el usuario acepta el uso de las cookies. El usuario puede revocar en cualquier momento el consentimiento que ha dado a la instalación de cookies, mediante su eliminación en su ordenador y modificando los parámetros de su programa navegador. Más información sobre cookies

#Estrategia de mercado — 11.04.2018

NUEVAS PREOCUPACIONES PARA LOS MERCADOS

Actualmente, los mercados están preocupados por el riesgo de una guerra comercial entre Estados Unidos y China. Existen otras fuentes de volatilidad, que sin embargo nos parecen manejables, ya que los fundamentales son sólidos globalmente.

PRINCIPALES RECOMENDACIONES

VISIÓN POSITIVA CON RESPECTO A LA RENTA VARIABLE

Mantenemos una visión positiva con respecto a los mercados de renta variable a medio plazo (12 meses) por tres razones fundamentales: por el esperado aumento de los beneficios empresariales en 2018 y 2019, por la previsión de subidas de tipos y, finalmente, por las moderadas valoraciones bursátiles, excepto en el mercado estadounidense, cuyas valoraciones son más exigentes, en comparación con sus estándares históricos. Continuarán los flujos de ahorro a favor de las acciones, en detrimento de las inversiones en bonos.

Nuestras recomendaciones geográficas permanecen invariables (preferencia por los mercados pro-cíclicos de la zona Euro y Japón). Nos mantenemos neutrales en Estados Unidos y en los mercados emergentes. Dentro de la zona Euro, nos centramos en sectores cíclicos (bancos, energía, minerales, industrial, telecomunicaciones) y en la temática “value”. Dentro de los mercados emergentes, reiteramos nuestra preferencia por China e India y Polonia y Hungría en Centroeuropa.

PRUDENCIA PARA LA RENTA FIJA

Continuamos recomendando prudencia en los mercados de renta fija. En la actual fase de dudas sobre los mercados, los tipos largos han caído significativamente, a pesar de que la Fed subieses sus tipos, tal y como habíamos anticipado. Creemos que la Fed realizará 4 subidas de tipos de 25 puntos básicos en 2018 y 1 en 2019. Las expectativas del mercado se acercan ahora a nuestras previsiones. Esperamos que los rendimientos de los bonos del tesoro a 10 años de EEUU aumenten hasta 3,25% a 12 meses. EL BCE seguirá con su política acomodaticia, reduciendo progresivamente su programa de compras o Quantitative Easing a finales del 2018, sin realizar ningún cambio en su política de tipos antes del 2019. Nuestras previsiones a 12 meses para el bono alemán a 10 años es del 1,25%. Neutrales en deuda “high yield” en euros y dólares. Positivos con respecto a los bonos de los países emergentes en divisa local (mayor crecimiento, inflación reducida, posibles bajadas de tipos en diversos países).

DIVISAS

Teniendo en cuenta nuestros objetivos para los rendimientos americanos y europeos a 12 meses y en vista de que no se van a producir cambios con respecto a la política monetaria en Europa, el euro debería mantenerse en los niveles actuales en los próximos 12 meses, con un objetivo de 1,22 frente al dólar. Positivos en la corona sueca (SEK), ya que se encuentra en mínimos con respecto a años pasados.

PETRÓLEO

Continuamos neutrales con respecto al petróleo y aumentamos el rango esperado a 12 meses hasta los 65-75 dólares/barril (frente a 55-65 dólares anteriores). El mercado del petróleo se está reequilibrando gradualmente gracias a una fuerte demanda mundial que compensa el aumento de la producción de petróleo de esquisto americano. Seguimos positivos con respecto al oro. Rango esperado de 1.200-1.500 dólares la onza. Permanecemos neutrales con respecto a las materias primas industriales.

INVERSIONES ALTERNATIVAS

En cuanto a las inversiones alternativas, mantenemos nuestra preferencia por las estrategias Global Macro, Long-Short Equity y Event Driven, que obtuvieron muy buenos resultados en la reciente caída de los mercados bursátiles. Neutrales en el sector residencial europeo debido a las valoraciones (altas después de los muy buenos resultados de 2017) y por los impactos negativos para el sector inmobiliario de los aumentos de los tipos de interés.