Esta página web utiliza cookies, propias y de terceros, con la finalidad de ofrecer el mejor servicio al usuario y al objeto de facilitar y prestar los servicios y funcionalidades requeridos por quién accede a la página. Al utilizar los servicios de esta página web  y continuar navegando, consideramos que el usuario acepta el uso de las cookies. El usuario puede revocar en cualquier momento el consentimiento que ha dado a la instalación de cookies, mediante su eliminación en su ordenador y modificando los parámetros de su programa navegador. Más información sobre cookies

#ESTRATEGIA DE INVERSIÓN — 12.01.2018

2018: CRECIMIENTO SÓLIDO, INFLACIÓN MODERADA

Mantenemos nuestra opinión positiva en el medio plazo sobre los activos con riesgo por tres razones fundamentales: el aumento esperado de los beneficios corporativos en 2018 y 2019, la previsión de subidas de los tipos y, por las valoraciones bursátiles moderadas, excepto en EEUU

LOS MERCADOS DE RENTA VARIABLE: NUEVOS MÁXIMOS POR VENIR Y MAYOR VOLATILIDAD

El pico del crecimiento económico mundial de este ciclo económico debería alcanzarse en 2018. Mientras tanto, el balance de los bancos centrales del G4 (Fed, BCE, BoE y BoJ) probablemente comenzará a caer en el tercer trimestre. Esto significa que se habrá alcanzado el pico de liquidez. Esto es típico de las fases de fin de ciclo, pero aún es demasiado pronto para saber si el pico en el ciclo bursátil se alcanzará este año o en una etapa posterior. Por el momento, seguimos estando positivos en los mercados de renta variable por tres razones principales: i) los beneficios corporativos están mejorando y continuarán en la misma senda en 2018 y 2019; ii) los bancos centrales normalizarán sus políticas monetarias de forma muy gradual, los tipos se mantendrán bajos durante un largo tiempo, iii) las valoraciones de las acciones se mantienen globalmente moderadas (excepto en el mercado estadounidense, que está caro en términos absolutos en comparación con los estándares históricos) en un contexto de rendimientos muy bajos de los bonos permanecemos neutrales en el corto plazo por los factores técnicos y la baja volatilidad. Una consolidación que conduzca a niveles de la media móvil a 200 días extendería la duración total del ciclo bursátil.

Sin cambios en nuestras preferencias regionales en renta variable

Mantenemos nuestra preferencia por la zona Euro y Japón. Estas dos regiones deberían beneficiarse de la aceleración del crecimiento mundial. Las valoraciones siguen siendo atractivas en relación con los tipos de interés. Dentro de la zona Euro, no hacemos apuestas por países concretos, sino que nos centramos en ideas relacionadas con determinados sectores y temáticas. Las cuestiones políticas (elecciones generales en Italia el 4 de marzo e incertidumbre con respecto a las pasadas elecciones en diciembre en Cataluña) no parecen cuestionar el predominio de los fundamentales económicos que están "impulsando" a los mercados financieros europeos.

  • EE.UU. continúa ofreciendo potencial alcista en el medio plazo aunque es un mercado caro considerando los riesgos existentes en esta fase de transición hacia tipos más altos. Nos mantenemos neutrales. El recorte de impuestos aprobado por el Senado forma parte de nuestro escenario base, por lo que no modifica nuestras expectativas, pero mejora el potencial de beneficios para 2018 (un 7% adicional).
  • Mantenemos nuestra postura neutral en los mercados emergentes en general. Ser selectivos es muy importante dependiendo del grado de sensibilidad a la economía estadounidense. Nos sigue gustando Asia Emergente, en particular China e India, dos mercados que continúan obteniendo buenas rentabilidades porque se están beneficiando de su buen momentum.
  • Permanecemos neutrales en el Reino Unido. Parece que se ha desbloqueado el punto muerto al que se había llegado en diciembre sobre las negociaciones del Brexit, lo que ayudará a que la libra se aprecie, en línea con nuestras expectativas. La economía británica se está ralentizando y la inflación está empezando a acelerarse, en particular debido a los precios de las importaciones. El mercado de valores sigue caro todavía.

PREFERENCIAS SECTORIALES Y TEMÁTICAS: SIN CAMBIOS

Adoptamos una estrategia más prudente sobre la renta variable para los próximos meses. Nos centramos en 3 temáticas:

  1. La demanda interna en Europa. El ciclo económico va por buen camino gracias a la demanda interna y queremos diversificar posiciones favoreciendo los sectores cíclicos (bancos, infraestructuras) y defensivos (telecomunicaciones).
  2. Los sectores minero y energético, a diferencia de otros sectores cíclicos, se están beneficiando de un dólar débil. El sector petrolero en particular, se está beneficiando cada vez más de la estabilización de los precios del petróleo. Mantenemos nuestra opinión positiva a pesar de adoptar una postura neutral sobre el precio del petróleo.
  3. Reafirmamos nuestra opinión positiva sobre el segmento de pequeñas y medianas capitalizaciones que se beneficia de sólidos fundamentales.

BONOS Y CRÉDITO

El entorno de tipos de interés crecientes y el aumento de los rendimientos de la renta fija están penalizando significativamente a la rentabilidad potencial de los bonos. Esto es particularmente cierto para los bonos con vencimientos a largo plazo y para los bonos que no ofrecen una prima de riesgo para el emisor.

Basándonos en nuestro escenario de bancos centrales, esperamos un incremento de los tipos de interés a corto y a largo plazo en EE.UU. y un incremento de los tipos a largo en Europa. Mantenemos nuestro objetivo para el bono americano a 10 años a 12 meses en el 2,75% y el Bund alemán en el 1%.

Estamos neutrales en bonos corporativos High Yield denominados en euros y en dólares.

Los diferenciales de rendimiento se aproximan a sus mínimos históricos y los retornos esperados son ahora negativos, en vista de los bajos tipos nominales, y a pesar de una tasa de morosidad todavía muy baja gracias al buen contexto económico. Además, el HY europeo y el HY americano ya no difieren, desde nuestro punto de vista.

En los mercados emergentes, nuestra posición es neutral con respecto a los bonos en divisa internacional (sensibles al dólar, por definición) y positivos con respecto a los bonos emergentes en divisa local, que cuentan con un colchón gracias a su rentabilidad a vencimiento del 6%.

DIVISAS

Hace varios meses cambiamos nuestro objetivo a 12 meses para el tipo de cambio euro/dólar a 1,20 (frente al 1,10 anterior). El euro se va a fortalecer ya que sus fundamentales están mejorando y se está acercando al nivel de Paridad de Poder Adquisitivo (PPA), o valor de equilibrio, calculado por la OCDE en 1,30. Esperamos una ligera volatilidad en otras divisas a medida que las políticas monetarias varíen en 2018. Los tipos de cambio no debería ser uno de los temas principales en los próximos meses.