Esta página web utiliza cookies, propias y de terceros, con la finalidad de ofrecer el mejor servicio al usuario y al objeto de facilitar y prestar los servicios y funcionalidades requeridos por quién accede a la página. El usuario puede revocar en cualquier momento el consentimiento que ha dado a la instalación de cookies, mediante su eliminación en su ordenador y modificando los parámetros de su programa navegador. Más información sobre cookies

#Estrategia de mercado — 11.12.2017

ESTRATEGIA DE INVERSIÓN: POSITIVOS EN RENTA VARIABLE A MEDIO PLAZO

Sin cambios en nuestro escenario principal. La economía mundial debería continuar con su actual ritmo de crecimiento en 2018, es decir, un 2,1% en las economías desarrolladas y un 4,8% en los mercados emergentes. En otras palabras, crecimiento moderado (aunque sólido) y sincronizado.

LOS MERCADOS DE RENTA VARIABLE CONTINÚAN OFRECIENDO LAS MEJORES PERSPECTIVAS PARA EL PRÓXIMO AÑO

En el corto plazo, esperamos una consolidación en los mercados de renta variable. Esta corrección comenzó en Europa hace dos meses pero los índices globales (dónde el mercado estadounidense representa más del 50%) continúan subiendo, respaldados por la debilidad del dólar. Los mercados de renta variable todavía parecen sobrecomprados, desde un punto de vista técnico. El optimismo es exagerado, sobre todo entre los inversores en dólares. Una consolidación hacia la media móvil a 200 días debería despejar el camino para 2018 y ofrecer mejores puntos de entrada que los niveles actuales.

Todavía existen 3 razones principales para continuar siendo optimistas con respecto a la renta variable el próximo año. En primer lugar, el crecimiento de los beneficios empresariales debería permanecer sólido en 2018 en prácticamente todos los países desarrollados. En segundo lugar, los tipos de interés permanecen bajos, los tipos de interés reales también son reducidos (o negativos) y ofrecen un escaso atractivo para los inversores y el endurecimiento de la política monetaria es lento. Por último, las valoraciones de la renta variable son, por lo general, moderadas, excepto en EEUU.

Japón y la zona Euro: nuestros mercados de renta variable preferidos

  • Mantenemos nuestra preferencia por la zona Euro y Japón. Estas dos regiones deberían beneficiarse de la aceleración del crecimiento mundial, si (como esperamos) sus divisas se debilitan. Las valoraciones siguen siendo atractivas en relación con los tipos de interés. Dentro de la zona Euro, no hacemos apuestas por países concretos, sino que nos centramos en ideas relacionadas con determinados sectores y temáticas.
  • EEUU continúa ofreciendo potencial alcista en el medio plazo aunque es un mercado caro considerando los riesgos existentes en esta fase de transición hacia tipos más altos. Nos mantenemos neutrales. El recorte de impuestos aprobado por el Senado forma parte de nuestro escenario base, por lo que no modifica nuestras expectativas.
  • Permanecemos neutrales en el Reino Unido. A principios de diciembre, las negociaciones del Brexit han desbloqueado el punto muerto al que se había llegado, lo que ayudará a que la libra se aprecie, en línea con nuestras expectativas. La economía británica se está ralentizando y la inflación está empezando a acelerarse, en particular debido a los precios de las importaciones. El mercado de valores sigue caro todavía.

PREFERENCIAS SECTORIALES Y TEMÁTICAS: SIN CAMBIOS

Adoptamos una estrategia más prudente sobre la renta variable para los próximos meses. Nos centramos en 3 temáticas:

1.    La demanda interna en Europa. El ciclo económico va por buen camino gracias a la demanda interna y queremos diversificar posiciones favoreciendo los sectores cíclicos (bancos, infraestructuras) y defensivos (telecomunicaciones).

2.    Los sectores minero y energético, a diferencia de otros sectores cíclicos, se están beneficiando de un dólar débil. El sector petrolero en particular, se está beneficiando cada vez más de la estabilización de los precios del petróleo, que esperamos supere los 50 dólares barril. Mantenemos nuestra opinión positiva a pesar de adoptar una postura neutral sobre el precio del petróleo.

3.    Reafirmamos nuestra opinión positiva sobre el segmento de pequeñas y medianas capitalizaciones que se beneficia de sólidos fundamentales.

BONOS Y CRÉDITO

El entorno de tipos de interés crecientes y el aumento de los rendimientos de la renta fija están penalizando significativamente a la rentabilidad potencial de los bonos. Esto es particularmente cierto para los bonos con vencimientos a largo plazo y para los bonos que no ofrecen una prima de riesgo para el emisor.

Basándonos en nuestro escenario de bancos centrales, esperamos un incremento de los tipos de interés a corto y a largo plazo en EEUU y un incremento de los tipos a largo en Europa. Mantenemos nuestro objetivo para el bono americano a 10 años a 12 meses en el 2,75% y el Bund alemán en el 1%.

Estamos neutrales en bonos corporativos High Yield denominados en euros y en dólares.

Los diferenciales de rendimiento se aproximan a sus mínimos históricos y los retornos esperados son ahora negativos, en vista de los bajos tipos nominales, y a pesar de una tasa de morosidad todavía muy baja gracias al buen contexto económico.

En los mercados emergentes, nuestra posición es neutral con respecto a los bonos en divisa internacional (sensibles al dólar, por definición) y positivos con respecto a los bonos emergentes en divisa local, que cuentan con un colchón gracias a su rentabilidad a vencimiento del 6%.

DIVISAS

Cambiamos nuestro objetivo a 12 meses para el tipo de cambio euro/dólar a 1,20 (frente al 1,10 anterior). El euro se va a fortalecer ya que sus fundamentales están mejorando y se está acercando al nivel de Paridad de Poder Adquisitivo (PPA), o valor de equilibrio, calculado por la OCDE en 1,30. Sin embargo, en el corto plazo, nuestro objetivo se mantiene invariable ya que la subida de tipos de la Fed y la reforma fiscal respaldan al dólar.