Esta página web utiliza cookies, propias y de terceros, con la finalidad de ofrecer el mejor servicio al usuario y al objeto de facilitar y prestar los servicios y funcionalidades requeridos por quién accede a la página. Al utilizar los servicios de esta página web  y continuar navegando, consideramos que el usuario acepta el uso de las cookies. El usuario puede revocar en cualquier momento el consentimiento que ha dado a la instalación de cookies, mediante su eliminación en su ordenador y modificando los parámetros de su programa navegador. Más información sobre cookies

#Inversiones — 20.12.2017

VENTAJAS FISCALES DE LOS PLANES DE PENSIONES

Los planes de pensiones gozan de un tratamiento fiscal muy beneficioso. En este artículo, repasamos sus principales ventajas:

Régimen fiscal de las aportaciones:

  • Reducción de la base imponible:

Las aportaciones a planes de pensiones reducen la base imponible del IRPF, con el límite de la menor de las siguientes cantidades:

-     El 30% de la suma de los rendimientos netos de trabajo y de actividades económicas.

-     8.000 euros anuales.

El límite anterior se aplica de forma conjunta a las aportaciones efectuadas por el propio contribuyente y a las contribuciones imputadas por los promotores de otros planes (generalmente del sistema de empleo).

La aplicación de las reducciones no puede dar lugar a una base imponible negativa. El exceso que no hubiera podido ser objeto de reducción en la base imponible por insuficiencia de la misma o por aplicación del límite porcentual, podrá reducirse en los 5 años siguientes.

  • Aportaciones realizadas por el cónyuge: Los contribuyentes cuyo cónyuge no obtenga rendimientos netos de trabajo ni de actividades económicas o las obtenga en cuantía inferior a los 8.000 euros anuales, podrán reducir en su base imponible las aportaciones realizadas a planes de pensiones con el límite máximo de 2.500 euros anuales.

A continuación, se recoge un ejemplo de cuál es el ahorro en IRPF en función de la aportación realizada y del tipo marginal del inversor.

Régimen fiscal de las prestaciones:

  • Reducción de la base imponible:

Cuando se rescata el plan porque se produce alguna de las contingencias recogidas en la normativa (jubilación, invalidez, desempleo de larga duración, enfermedad grave, etc.), los beneficiarios reciben las prestaciones correspondientes a las aportaciones totales más la rentabilidad que tales aportaciones han producido. Los beneficiarios son los partícipes o, en caso de fallecimiento, los designados como tales en el contrato y, a falta de esto, sus herederos. En ambos casos, las prestaciones recibidas tributan como rendimientos del trabajo en el IRPF (por tanto, en caso de fallecimiento, no tributan en el ISD).

El rescate del plan de pensiones puede realizarse en forma de renta, de capital o de forma mixta. Si se realiza en forma de capital, se puede aplicar una reducción del 40% sobre las prestaciones que se deriven de aportaciones efectuadas antes del año 2006, si se perciben las prestaciones en el ejercicio en que tiene lugar la contingencia o en los 2 siguientes.

No obstante, en el caso de contingencias ya acaecidas:

–       Para contingencias acaecidas entre 2011 y 2014, se podrá rescatar con aplicación de la reducción del 40% hasta la finalización del 8º ejercicio siguiente al que acaeció la contingencia.

–       Para contingencias acaecidas en 2010 o antes, se podrá rescatar con aplicación de la reducción del 40% hasta el 31 de diciembre de 2018.

  • Impuesto sobre el patrimonio: los derechos de los planes de pensiones no están sujetos al Impuesto sobre Patrimonio.

Para poder entender mejor las ventajas de los planes de pensiones, pongamos un ejemplo práctico.

Supongamos un inversor que decide empezar a aportar todos los años el máximo permitido por la normativa. Teniendo en cuenta una rentabilidad media anual del 3% y un tipo marginal del 45%*, la siguiente tabla recoge el capital acumulado en la fecha de la jubilación (a los 67 años), así como el ahorro fiscal total obtenido y el ahorro medio anual.

Independientemente de la composición y estructura de su patrimonio, siempre es aconsejable contratar instrumentos de previsión social complementaria. Aproveche las ventajas fiscales que le ofrecen los planes de pensiones, y complete su planificación patrimonial con estos productos aportando cada año el límite máximo que permite la normativa.

 

 

NOTA: La información fiscal que se incluye en este documento no es aplicable a aquellas personas que tienen su residencia fiscal en el País Vasco.

Todas las estimaciones y opiniones que aparecen en este documento reflejan nuestra visión a la fecha de su elaboración y se basan en la normativa vigente, en la última doctrina administrativa al respecto y en la información suministrada hasta el momento, pudiendo sufrir cambios en función de las novedades legales o las futuras interpretaciones administrativas que se produzcan. Esta información ha sido obtenida de fuentes que consideramos fiables, pudiendo sufrir cambios en función de las novedades legales o en función de las futuras interpretaciones administrativas que se produzcan.

Este documento ha sido elaborado con fines informativos y no debe interpretarse como una recomendación legal ni fiscal definitiva. BNP Paribas no asume la labor de asesoramiento jurídico o tributario de sus clientes, correspondiendo la validación de las conclusiones expuestas a los abogados o asesores fiscales que el cliente estime preciso. En cualquier caso, el tratamiento fiscal depende de la situación personal de cada cliente y ésta podría estar sujeta a cambios.