Esta página web utiliza cookies, propias y de terceros, con la finalidad de ofrecer el mejor servicio al usuario y al objeto de facilitar y prestar los servicios y funcionalidades requeridos por quién accede a la página. Al utilizar los servicios de esta página web  y continuar navegando, consideramos que el usuario acepta el uso de las cookies. El usuario puede revocar en cualquier momento el consentimiento que ha dado a la instalación de cookies, mediante su eliminación en su ordenador y modificando los parámetros de su programa navegador. Más información sobre cookies

#ESTRATEGIA DE INVERSIÓN — 11.02.2018

LLEGA EL MOMENTO DEL ESTILO DE INVERSIÓN "VALUE"

Desde BNP Paribas Wealth Management creemos que es el momento de las acciones value o de valor. Pensamos que estas acciones se beneficiarán del crecimiento sincronizado de la economía mundial y del aumento gradual de la presión inflacionista. Estas tendencias procíclicas impulsarán un aumento de la rentabilidad de la renta fija con la que las acciones value están positivamente correlacionadas.

Un enfoque diferente y diversificador para los mercados de renta variable

La inversión en los mercados de renta variable consiste en la selección de acciones, de mercados, de sectores o de estilos. Generalmente estos diferentes enfoques se combinan para construir una exposición diversificada a las acciones con una relación rentabilidad/riesgo adecuada.

Un mercado alcista distinto

Algunos estudios empíricos demuestran que, a largo plazo, las acciones value (acciones baratas) tienden a ofrecer una rentabilidad superior a la de las acciones de crecimiento (empresas con ingresos superiores a la media). Esto refleja una sobrevaloración casi sistemática de las perspectivas de crecimiento de los beneficios de las acciones de crecimiento mientras que las acciones value están infravaloradas.

Desde el comienzo de la subida de los mercados (marzo de 2009) las acciones value han obtenido peores resultados que las acciones de crecimiento. La principal razón es que la recuperación económica mundial ha sido mediocre y ha obligado a las autoridades (especialmente monetarias) a adoptar medidas de emergencia para mantenerla. Como resultado, la rentabilidad de los bonos ha seguido una tendencia bajista y los inversores en renta variable han favorecido la visibilidad frente al rendimiento empresarial y la rentabilidad de los dividendos frente a las posiciones procíclicas.

En los primeros meses de 2018, el crecimiento global continuado debería permitir que la confianza y el apetito de los inversores por las acciones de valor se afiancen.

A pesar de la reciente corrección de los mercados, nuestro escenario económico se mantiene invariable y pensamos que el crecimiento va a seguir siendo sólido y sincronizado.  En este sentido, el carácter sincronizado del crecimiento mundial y el gran abanico de contribuciones positivas al crecimiento (la buena orientación del consumo, la inversión empresarial, el comercio internacional y el estímulo fiscal en algunos países) nos permiten confiar en la dinámica de beneficios de los resultados de las empresas. Un clima económico favorable junto con un aumento gradual de la presión inflacionista, incrementarán la rentabilidad de los bonos. Aunque prevemos que el aumento será moderado, consideramos que será suficiente para que las acciones value ocupen una posición ventajosa y sobrepasen a las acciones de crecimiento a medida que los inversores recuperen el apetito por los valores cíclicos.

Valoraciones muy atractivas

El ratio precio/valor contable de las acciones value se sitúa en torno a su media histórica mientras que el de las acciones de crecimiento está por encima de la media. Esto implica que las acciones value cotizan con un descuento muy atractivo (cercano al 55% frente al 47% de la media a largo plazo). Este descuento se reducirá a medida que aumente la rentabilidad de los bonos.

En conclusión, creemos por tanto que, en un contexto marcado por el crecimiento sostenido, por la intensificación de la presión inflacionista y por el aumento de la rentabilidad de los bonos, ha llegado el momento de que las acciones value registren una rentabilidad superior a la media.