Esta página web utiliza cookies, propias y de terceros, con la finalidad de ofrecer el mejor servicio al usuario y al objeto de facilitar y prestar los servicios y funcionalidades requeridos por quién accede a la página. Al utilizar los servicios de esta página web  y continuar navegando, consideramos que el usuario acepta el uso de las cookies. El usuario puede revocar en cualquier momento el consentimiento que ha dado a la instalación de cookies, mediante su eliminación en su ordenador y modificando los parámetros de su programa navegador. Más información sobre cookies

#Estrategia de mercado — 07.06.2019

MARKET MEMO: MAYOR PURDENCIA EN LOS MERCADOS DE RENTA VARIABLE

 

Creemos que las incertidumbres políticas y económicas persistirán lo que nos lleva a cambiar nuestra opinión a negativa sobre los mercados de renta variable a corto plazo y a neutral a medio plazo. Esto se ve reflejado también en un cambio en nuestra opinión a neutral en China, y por extensión, en los mercados emergentes. En términos de preferencias sectoriales, pasamos a estar negativos en el sector industrial y neutrales en el sector financiero, en un movimiento táctico.

Adoptamos una postura negativa a corto plazo...

No compartimos el optimismo de quienes esperan el anuncio de un acuerdo comercial entre Estados Unidos y China durante la reunión del G20 que tendrá lugar el 28 y el 29 de junio en Osaka. La retórica reciente no va a permitir que ambas partes lleguen a un acuerdo en un espacio de tiempo tan corto. Sin embargo, prevemos un compromiso por su parte para continuar con las conversaciones. Las incertidumbres políticas también afectan a otras partes del mundo, como a Europa, con problemas relacionados con el Brexit e Italia.

Además, la rentabilidad del mercado de valores está estrechamente relacionada con la tendencia de los índices de los gestores de compras. Varios indicadores sugieren que no es inminente que se produzca un cambio positivo en estos índices. Esto sugiere precaución a corto plazo.

La estacionalidad es otro factor que justifica que seamos más prudentes. Según los datos del mercado de renta variable de EE. UU. desde 1950, un análisis de la rentabilidad de las inversiones en renta variable después de 6 meses muestra que mayo es el peor momento para incrementar posiciones, seguido de abril y junio.

La combinación de la incertidumbre política y económica y la estacionalidad desfavorable nos lleva a tener una visión negativa en el corto plazo.

... Y neutral a medio plazo

La relación entre el riesgo y el potencial del mercado de valores no es atractiva en las circunstancias actuales.

El potencial alcista está limitado por las valoraciones que ya reflejan muchas expectativas positivas y perspectivas de beneficios muy modestas. Si bien el consenso ha reducido sus previsiones de crecimiento de los beneficios a la mitad en solo unos pocos meses, todavía existe el riesgo de que se produzca otra revisión del crecimiento del 4% esperado actualmente para 2019. Las expectativas para 2020 (+ 10.5%) nos parecen exageradas y deberían corregirse tan pronto como comience la próxima temporada de resultados en julio.

¿Esperamos una caída significativa en los mercados de renta variable? No. El compromiso que esperamos entre China y Estados Unidos para continuar las negociaciones, la postura prudente de los inversores y la utilización del mercado de renta variable por parte de Trump como un barómetro de su éxito, están reduciendo los riesgos a la baja. La Reserva Federal también acaba de anunciar que está lista para recortar sus tipos de interés si esto fuera necesario.

La combinación entre un potencial alcista más moderado y la existencia de riesgos políticos y económicos significativos (aunque no esperamos que se materialicen) nos lleva a adoptar una visión neutral sobre los mercados de renta variable a medio plazo.

Cambiamos nuestra opinión de positiva a neutral en los mercados emergentes

Basándonos en nuestro nuevo escenario central, que incluye la continuidad de la incertidumbre política durante varios meses, hemos revisado nuestra opinión sobre el mercado de renta variable chino. Rebajamos a neutral nuestra recomendación porque anticipamos una mayor volatilidad de los precios y un riesgo de erosión de la confianza empresarial y del crecimiento de los beneficios.

Dado el gran peso (un tercio) de China en el índice de los mercados emergentes, reducimos también nuestra opinión sobre los países emergentes a neutral.

Consecuencias sectoriales

Continuamos rebajando nuestra opinión con respecto al sector industrial. Cambiamos nuestra postura a negativa por la revalorización del sector y el deterioro del entorno, tanto en términos de costes como de perspectivas de inversión en infraestructuras y equipos.

Hemos rebajado también nuestra opinión con respecto al sector financiero hasta neutral para reflejar nuestros menores precios objetivo con respecto al rendimiento de los bonos de gobierno y el posible impacto en la actividad de un entorno más incierto. No obstante, este sector sigue estando barato y los dividendos son atractivos.

¿Cuáles son nuestros mercados favoritos en este contexto?

No modificamos nuestras preferencias en los mercados desarrollados. Continuamos prefiriendo la Eurozona, objeto de un exceso de pesimismo y Japón, que ofrece potencial de revalorización.

En lo que respecta a los mercados emergentes, pensamos que Corea del Sur sigue siendo atractiva, gracias a sus bajas valoraciones y a las bajas expectativas de consenso, así como Singapur, que cuenta con buenos dividendos y unas valoraciones atractivas. Cambiamos nuestra opinión a positiva en India, después de que las elecciones le hayan dado al primer ministro Narendra Modi una mayoría fuerte para acelerar las reformas.

Nuestras sectores favoritos son salud e inmobiliario (excluyendo el Reino Unido) y, en la zona Euro, el sector energético y el de equipos de telecomunicaciones.

Finalmente, preferimos las acciones de gran capitalización a las de pequeña y mediana capitalización.

 

Conclusión:

Aún no vemos el final del mercado alcista, pero es probable que en los próximos meses veamos una alta volatilidad y que los riesgos sean altos. La preservación del capital guía nuestras decisiones.