Esta página web utiliza cookies, propias y de terceros, con la finalidad de ofrecer el mejor servicio al usuario y al objeto de facilitar y prestar los servicios y funcionalidades requeridos por quién accede a la página. Al utilizar los servicios de esta página web  y continuar navegando, consideramos que el usuario acepta el uso de las cookies. El usuario puede revocar en cualquier momento el consentimiento que ha dado a la instalación de cookies, mediante su eliminación en su ordenador y modificando los parámetros de su programa navegador. Más información sobre cookies

#ESTRATEGIA DE INVERSIÓN — 12.02.2019

NEUTRALES CON RESPECTO A LA RENTA VARIABLE A CORTO PLAZO

Los mercados de renta variable están alcanzando una zona de resistencia significativa y los fundamentales tendrían que mejorar para que el rally continúe. Esto llevará algún tiempo, haciendo que los mercados sean vulnerables a cualquier episodio de debilidad.

Por ello, desde BNP Paribas Wealth Management adoptamos una visión neutral en el corto plazo con respecto a la renta variable, aunque mantenemos una visión favorable a medio plazo. Mantenemos invariables nuestras preferencias regionales.

----------------------------

Los mercados ya han recuperado la mitad de la caída que se produjo en 2018

En nuestra opinión, tres factores han impulsado la recuperación de los mercados de renta variable: la confirmación de que la posición de Jerome Powell al frente de la Reserva Federal de EE.UU. no estaba amenazada, los posibles resultados de las conversaciones comerciales entre EE. UU. y China en enero, que continuarán en febrero, y el tono muy conciliador de Jerome Powell al final de la última reunión de la Fed. Este tono más moderado también ha sido adoptado por otros bancos centrales, incluido el Banco Central Europeo y el Banco de Japón.

Los mercados de valores se han recuperado en un contexto de un mayor deterioro del entorno económico mundial y de importantes revisiones a la baja de las previsiones de crecimiento de los beneficios.

Ahora los mercados de renta variable se encuentran en una encrucijada. La subida de los mercados se ha producido con unos volúmenes de negociación relativamente limitados, por lo que pensamos que se trata de una subida de baja convicción.

Para poder continuar subiendo, los mercados de renta variable necesitan el apoyo de los fundamentales. Éstos, ya sean datos económicos o la orientación de las revisiones de los beneficios, necesitarán tiempo para estabilizarse e iniciar un cambio de dirección. Este es el mensaje enviado, por ejemplo, por la encuesta sobre la confianza de los CEO de EE. UU., un buen indicador anticipado de los índices PMI. Mientras tanto, el entorno político sigue siendo incierto. En este contexto, en el que no hay catalizadores a corto plazo para empujar la subida y en vista de las muchas incertidumbres y del potencial alcista limitado de las bolsas para 2019, adoptamos una posición neutral en el corto plazo.

¿Estamos ante una consolidación o es un test para alcanzar de nuevo los mínimos del mercado de diciembre?

Creemos en el supuesto de una consolidación. Varios indicadores apuntan hacia este escenario, incluido el Índice de confianza de los inversores de State Street

El hecho de favorecer este escenario frente a una vuelta a los mínimos de diciembre, no nos impide adoptar una postura neutral en el corto plazo debido a una relación rentabilidad/riesgo desfavorable. El potencial de subida para 2019 se estimó inicialmente como limitadO. Mejoró cuando el año comenzó en una posición muy sobrevendida. No olvidemos que los riesgos son altos. No solo el entorno económico es frágil, sino que la incertidumbre política está aumentando esta fragilidad. La desaparición de estas incertidumbres podría traducirse en un riesgo positivo para los mercados de valores.

A medida que pase el tiempo, la situación se aclarará y debería confirmar que los temores con respecto a una recesión son prematuros. Se espera que estos signos de confirmación se produzcan hacia mediados del año.

Otra razón para adoptar una opinión neutral es la mayor volatilidad desde los mínimos alcanzados en 2017, entre otros gracias a los efectos positivos de los programas de flexibilización monetaria de los bancos centrales. Este aumento de la volatilidad es normal en las etapas maduras de los ciclos económicos.

Este es un desarrollo clásico cuando la combinación crecimiento-inflación se deteriora, es decir, cuando el crecimiento se desacelera y la inflación (excluyendo alimentación y energía) sube muy ligeramente en el ciclo actual. Una volatilidad mayor y el escaso potencial de crecimiento en los mercados de renta variable en 2019 requieren ajustes de opinión más frecuentes.

Mantenemos nuestra opinión positiva a medio plazo

Nuestra visión a medio plazo sigue siendo positiva. Nuestra convicción de que los temores con respecto a una recesión son prematuros lógicamente implica que las previsiones de beneficios seguirán siendo favorables. De media, se espera que los beneficios durante el año crezcan en torno al 4%-5% a nivel mundial. En vista de los niveles de valoración, en línea con los estándares a largo plazo, los mercados de renta variable deberían alcanzar nuevos máximos en la segunda mitad del año, una vez que la confianza en el ciclo económico regrese.

¿Cuál es el impacto en nuestras preferencias por mercado?

Nuestro cambio de opinión a neutral a corto plazo en los mercados de renta variable mundiales concierne a la dirección de los mercados de acciones pero no tiene impacto en nuestras preferencias regionales. Mantenemos nuestra preferencia por los llamados mercados procíclicos (mercados emergentes, Japón y la zona Euro), ya que mantenemos una opinión constructiva sobre la economía global y la dirección de los beneficios de las empresas a medio plazo.