#Estrategia de mercado — 02.03.2020

LAS RECIENTES PREOCUPACIONES POR EL CORONAVIRUS SUPONEN UN RIESGO GLOBAL PARA LOS MERCADOS

Las recientes preocupaciones con respecto al COVID-19 han provocado una corrección en los mercados financieros esta última semana, con una fuerte caída de la renta variable a nivel mundial y una huida hacia activos refugio como el oro o los bonos de gobierno estadounidenses. Economistas y analistas han empezado a reducir sus estimaciones de crecimiento económico y de beneficios para este año.

.

Antes de la corrección, los valores de crecimiento incluyendo la tecnología estadounidense, estaban sobrecomprados y pensábamos que podrían ofrecer mejores puntos de entrada en el futuro. Los hedge funds y fondos indiciados han empezado a deshacer posiciones que ocupan un peso muy relevante en sus carteras, lo cual ha  aumentado la presión a la baja

Interrupciones en las cadenas de suministro mundiales y “la put de la FED”

Sí, somos conscientes de que se están produciendo interrupciones en las cadenas de suministro. Por ejemplo, el tiempo de entrega de los proveedores industriales sobre todo en Alemania y Japón es superior al normal. Los datos de China muestran que, aunque el consumo de carbón de los seis principales productores de electricidad ha aumentado con respecto a su punto más bajo alcanzado en enero, sigue siendo inferior al 40% de la media histórica.

No hay duda de que el coste económico final de este brote dependerá de lo rápido que se controle la epidemia y de si afecta a una mayor parte del mundo, lo que ahora es incierto e imprevisible y por tanto, produce ansiedad.

En el peor escenario, en el que el brote se extienda por EE. UU. y Europa, el mercado de renta variable podría caer todavía más. En este sentido, si se diera un “cisne negro”, la Fed y otros bancos centrales y gobiernos del mundo entero, tendrían que comprometerse a realizar políticas de flexibilización monetaria con el objetivo de apoyar a las economías.

Aunque todavía nos encontremos lejos de este escenario tan pesimista, el mercado ya está descontando tres bajadas de tipos este año. Existen rumores de que la UE podría permitir exenciones, derogando las reglas fiscales de la UE, para que los países afectados por el brote del coronavirus puedan gastar más para abordar la epidemia.

Nuestro escenario base sigue siendo una recuperación en forma de V, pero también vemos posible una recuperación en forma de U

Llegados a este punto, nuestro escenario base es que el impacto negativo de la epidemia no va a durar mucho. Sin embargo, ¿vamos a ver a una recuperación de China y del crecimiento global más adelante en el año (recuperación V) o va a tardar más tiempo en producirse (recuperación U)?  Medir el tiempo es muy difícil. Por tanto, tenemos que ver las correcciones como oportunidades de compra en el medio plazo de valores de crecimiento de calidad así como de valores relacionados con megatendencias.

La volatilidad también ha aumentado en los mercados. En vez de preocuparse por esta volatilidad a corto plazo, los inversores podrían beneficiarse de ella para tomar posiciones en compañías de calidad y en oro (este último sirviendo también como cobertura frente a posibles caídas).