Esta página web utiliza cookies, propias y de terceros, con la finalidad de ofrecer el mejor servicio al usuario y al objeto de facilitar y prestar los servicios y funcionalidades requeridos por quién accede a la página. Al utilizar los servicios de esta página web  y continuar navegando, consideramos que el usuario acepta el uso de las cookies. El usuario puede revocar en cualquier momento el consentimiento que ha dado a la instalación de cookies, mediante su eliminación en su ordenador y modificando los parámetros de su programa navegador. Más información sobre cookies

#ESTRATEGIA DE INVERSIÓN — 06.02.2018

CORRECCIÓN EN LOS MERCADOS: SEGUIMOS NEUTRALES A CORTO PLAZO Y POSITIVOS A MEDIO PLAZO

Roger Keller

Ha llegado la corrección pendiente. Nos encontramos en la fase final del mercado alcista aunque creemos que el potencial aún no se ha acabado.

entrepreneur-cover-image

El índice S&P 500 perdió anoche un 4,1% y ahora se encuentra un 7,8% por debajo de su máximo histórico de 2.872 puntos alcanzados a principios de diciembre. Este índice ha caído por debajo de su media móvil de 50 sesiones y se encuentra a un 4,3% de alcanzar su media móvil de 200 días. El Topix ha perdido un 8,6% desde su máximo de 194 puntos. Las acciones chinas que cotizan en Hong Kong y las acciones de Taiwán han caído un 4,9% desde el cierre de ayer. La corrección ha sido un poco menos dramática en otros mercados emergentes. Europa ha abierto a la baja, con una caída de casi un 3% aunque ha ido recuperando terreno a lo largo de la sesión, hasta cerrar con una corrección del 2,4%.

El principal motor de esta caída de los mercados bursátiles ha sido el rápido aumento del rendimiento de los bonos. El 30 de noviembre, el rendimiento de los bonos del Tesoro americano a 10 años se situaba en el 2,30% y el viernes pasado subió rápidamente hasta alcanzar el 2,84%, debido a las preocupaciones sobre la inflación y sobre el ritmo y la magnitud de las posibles subidas de tipos de interés de la Reserva Federal.

Una corrección pendiente

Esta corrección llevaba pendiente mucho tiempo. Desde la creación del S&P en 1927, nunca había pasado tanto tiempo (más de 400 días) sin que se produjera una caída en los precios de al menos el 5%. Las señales de alarma se han multiplicado recientemente. Mencionamos 3 de ellas:

-Los indicadores de sentimiento habían alcanzado niveles positivos extremos, con la cifra de inversores pesimistas más baja desde 1987. La diferencia entre inversores alcistas y bajistas es la más elevada en mucho tiempo.

-Los indicadores técnicos como el MACD (media móvil convergencia divergencia) de hace unos días, mandaron señales negativas diarias y el indicador de fuerza relativa nunca había sido tan alto.

-Según una encuesta de Merrill Lynch Bank of America Fund Manager, desde agosto de 2004, los inversores nunca habían estado tan sobreponderados en renta variable con respecto a la renta fija gubernamental, antes de una corrección del 10%.

El equipo de estrategia de BNP Paribas Wealth Management mantiene su opinión neutral a corto plazo y positiva a medio plazo

El índice de volatilidad VIX ha subido de 17,3 a 37,2 puntos. Se mantiene en niveles atractivos, en sus máximos desde agosto de 2015, cuando el yuan chino fue devaluado. Estos niveles son mayores a los que se alcanzaron durante la crisis de la deuda griega y tras el referéndum del Brexit.

Por el momento, desde BNP Paribas Wealth Management seguimos manteniendo nuestra postura neutral a corto plazo ya que pensamos que todavía existe potencial bajista hacia la media móvil de 200 sesiones y seguiremos vigilando el comportamiento del mercado en los próximos días.

A medio plazo continuamos siendo positivos ya que el crecimiento es global y sincronizado (lo que a su vez favorece un crecimiento sólido de los beneficios) y la recuperación de la inversión en capital podría prolongar el actual ciclo económico.

Estamos convencidos de que nos encontramos en la fase final del mercado alcista aunque creemos que el potencial aún no se ha acabado. Esperamos que la renta variable alcance mayores niveles en el futuro, apoyada por un continuo aumento de los beneficios, el lento ritmo de ajuste de la política monetaria, y unas valoraciones justificadas por la buena visibilidad de la economía. Dicho esto, el precio a pagar por participar en el potencial de subida de la renta variable, es el de aceptar una mayor volatilidad.