Esta página web utiliza cookies, propias y de terceros, con la finalidad de ofrecer el mejor servicio al usuario y al objeto de facilitar y prestar los servicios y funcionalidades requeridos por quién accede a la página. El usuario puede revocar en cualquier momento el consentimiento que ha dado a la instalación de cookies, mediante su eliminación en su ordenador y modificando los parámetros de su programa navegador. Más información sobre cookies

WEEKLY FLASH

27 DE JULIO DE 2020

Documento dirigido exclusivamente a clientes con contrato de asesoramiento A2 y A3

Evolución de los mercados

Entramos en una fase lateral. Los mercados han corrido mucho en poco tiempo y han dejado fuera a muchos inversores deseosos de volver a tomar posiciones. A pesar de las cifras de contagios en Estados Unidos y los rebrotes en Europa las noticias en torno a la vacuna siguen alimentando la esperanza. Vuelve la guerra diplomática entre China y Estados Unidos.

A continuación, veamos un detalle por tipo de activo:

Renta Variable.

Semana de descensos generalizados para la renta variable. Aunque no fue una corrección severa, parece que nos hemos adentrado en un proceso de consolidación que podría prolongarse algo más en el tiempo. Buena parte del mercado se encuentra a la espera de que aparezcan oportunidades en este movimiento lateral, conforme nos aproximemos a la parte baja del rango.

file

Los titulares que arrastraron el mercado a la baja giraron en torno a las crecientes tensiones entre Estados Unidos y China, y en segundo lugar al aumento de los rebrotes que están teniendo lugar en todas las áreas que parecen haber superado lo peor de la pandemia.

Desde el punto de vista sectorial observamos indefinición en la evolución por parte de empresas cíclicas y defensivas, aunque tomando algo de distancia es indiscutible que empieza a producirse una rotación hacia algunos de los valores con peores registros en 2020 desde los valores que mejor se habían comportado. En el último mes, por ejemplo, los sectores Farmacéutico y de Telecomunicaciones se sitúan a la cola del STOXX 600 mientras que los cinco mejores, tienen un perfil ligado a la evolución económica.

file

Fuente: Bloomberg

La temporada de resultados empresariales avanza por buen camino ya que, aunque las cifras son muy débiles, están situándose por encima de las expectativas de los analistas. En Europa concretamente, el 58% de las empresas que han publicado han batido las estimaciones de consenso en más de un 5% de media mientras que sólo el 24% lo ha hecho peor de lo esperado. El resto, son números que se han situado en línea, que bajo nuestro punto de vista tiene connotaciones favorables en el contexto actual.

El mercado está esperando caídas de beneficios en torno al -45% en los resultados interanuales del segundo trimestre del año en Estados Unidos y alrededor de -60% en Europa. Aunque la Bolsa del Viejo Continente vaya a verse más penalizada que la americana por su composición sectorial, se prevé que la corrección de los beneficios reportados en el conjunto de 2020 sea casi del -30% y que la recuperación se acerque al +34% en 2021. Estas previsiones nos devolverían a “la casilla de salida” en 2022.

Arrancamos la última semana del mes de julio cargada de nuevas publicaciones de resultados con casi 190 compañías, de las que 120 se concentrarán entre la tarde del miércoles y el jueves. Por el lado macroeconómico estaremos atentos a distintos indicadores de sentimiento, producción industrial y ventas minoristas en Europa mientras que en Estados Unidos miraremos con detenimiento los pedidos de bienes duraderos (esta tarde) y al histórico mal dato del PIB que se publicará el jueves. Se espera un desplome del -35% atendiendo al consenso de economistas consultados por Bloomberg. A pesar de lo alarmante que pueda parecer esa cifra no creemos que vaya a tener mucho impacto en los mercados.

 

Renta fija

La aprobación, el pasado martes, del Fondo de reconstrucción europeo para luchar contra la crisis del Covid-19, supuso un fuerte espaldarazo al mercado de deuda periférico europeo. Es la primera vez que se pone un fondo común, financiado de forma común; y esto abre, en cierta medida, todo tipo de esperanzas de que pueda ser el principio de la mutualización de la deuda en Europa, así como una cierta homogeneización fiscal consecuente, para poder en un futuro lanzar eurobonos.

Este grado de compromiso que se ha conseguido, hace poco impensable, ahora se ha visto realidad gracias a la extensa crisis económica que está dejando a su paso la pandemia del covid-19.

Así hemos visto esta semana un nuevo estrechamiento de los diferenciales de rentabilidad en los bonos soberanos de Italia, España, Portugal y Grecia contra Alemania; hasta niveles mínimos históricos. Aunque hoy el día parece que abren con un movimiento inverso, y volvemos a ver ampliaciones de spread, por el tono de mercado más negativo en el que nos encontramos a nivel mundial, debido a las malas noticias que nos siguen llegando de Estados Unidos y que están rebajando el tono tan optimista que teníamos la semana pasada.

Este buen sentimiento de mercado en Europa contrastaba, como decíamos, con las malas noticias que nos llegaban de Estados Unidos: pandemia en expansión en los estados del sur y oeste que hasta ahora habían estado menos impactados por el covid-19; nuevas tensiones entre Estados Unidos y China con el cierre del consulado de Houston, y finalmente unos datos de PMI el viernes francamente decepcionantes; hacían que las curvas de rentabilidades de los bonos soberanos en Estados Unidos hayan seguido un goteo a la baja, a la espera de que este miércoles 29, la Fed pudiera confirmar, planes de más estímulos monetarios.

En este sentido sigue abierta la duda en el mercado con respecto a dónde está el suelo en las curvas de rentabilidades de Estados Unidos, y si podríamos llegar a ver tipos en negativo, tanto para Estados Unidos como para el Reino Unido, a finales de año: uno por la incertidumbre que pueda traer las elecciones americanas, cada vez más abiertas, y otro por la confirmación de un Brexit duro.

Sin ir más lejos en el mercado monetario, hemos tenido esta semana nuevos goteos a la baja en la curva LIBOR USD, que se aproxima a niveles del 0,0% en el muy corto plazo (el tipo día está en el 0,08488% a cierre de viernes).

En este sentido la Fed, al igual que el Banco de Inglaterra, siempre se han mostrado muy escépticos de bajar los tipos al 0,0% y mucho menos, situarlos en terreno negativo, aludiendo siempre a los efectos perniciosos vividos en Japón. Pero, independientemente de dónde quieran tener los tipos, el mercado sigue apostando, al menos, en dejar las rentabilidades prácticamente en cero, lo cual se podría confirmar este miércoles con la reunión de la Fed.

En el cuadro que seguimos semanalmente, podemos comprobar como todos los segmentos, han acumulado rentabilidad positiva. Los bonos de gobierno ligados a la inflación han acumulado rentabilidad positiva gracias a la subida de la inflación esperada por estas expectativas de rentabilidades goteando a la baja en el corto plazo y  tipos bajos durante más tiempo. Lo vemos en la tabla que seguimos habitualmente:

file

Seguimos pensando que hay que ser relativamente cautos y aprovechar preferiblemente oportunidades que vayan saliendo en bonos emitidos por entidades calificadas dentro del rating Investment grade (BBB- o superior), donde aparte de la mayor solidez intrínseca de los emisores existe el soporte de las compras de los bancos centrales.

Divisas 

Previsiones para los próximos trimestres:

file

Continúa otra semana más el euro pulverizando todos sus récords recientes, apreciándose algo más de un 2% contra el dólar USA, hasta cerrar la semana en niveles de 1,1650; aunque en la apertura de la sesión de hoy ha llegado a marcar máximos en 1,1710. En este nivel tiene una fuerte resistencia que no debería superar, ya que en caso de hacerlo ya no encontramos nuevas resistencias importantes hasta el 1,2032.

La fuerte subida del euro arrancó con el buen tono de mercado que hemos vivido gracias a la aprobación del Fondo de reconstrucción europeo por el covid-19; a final de la jornada del martes; pero tras este impulso inicial que le hizo apreciarse más un 1% contra el USD, y en general contra la mayoría de divisas globales; lo que hemos visto, ha sido un cierre de semana caracterizado por un mal comportamiento del dólar USA.

Este mal comportamiento del dólar venía como consecuencia de unos datos macro a la baja a cierre de semana (datos de PMI muy flojos), que empiezan a poner en duda la recuperación en U que se estaba vislumbrando en la economía estadounidense; así como por el fuerte aumento de nuevos contagios de covid-19 que hemos visto, sobre todo en los estados del oeste y del sur de Estados Unidos, que hasta el momento, habían sido los menos afectados, ya que el covid-19 entró por la costa este en primavera (Nueva York etc). Esto por tanto hace que ahora veamos a estados como California o Florida presentando picos muy altos, al tener la curva de contagios algunos meses de retraso con respecto a, por ejemplo, Nueva York, o la propia Europa.

En este sentido esta semana tenemos la reunión mensual de la Fed, en la cual esperamos que al menos Powell lance un discurso más proclive a nuevos estímulos, ante la difícil situación que se está viviendo allí.

Por otro lado, no menos importante, es el fondo de ayuda por la pandemia estadounidense, que en principio vence a 31 de julio. El retraso en la prórroga de este programa, o al menos un paquete de ayuda adicional, por parte de la Casa Blanca, también ha supuesto un riesgo adicional en el mercado, y de ahí al mal comportamiento del dólar en esta semana y en esta madrugada.

No obstante, lo previsible es que terminen de ponerse de acuerdo los republicanos para relanzar dicho programa, y por otro lado que la Fed mantenga un discurso de más apoyo si fuera necesario; lo cual debería ayudar al dólar a evitar nuevos mínimos. Por el momento hasta el miércoles parece bastante probable que el cruce EUR/USD no supere la resistencia en 1,1710; hasta escuchar a la Fed.

Con el resto de divisas hemos tenido un poco de todo: un franco suizo completamente plano entre niveles de 1,0730-1,0760. Aquí el euro no ha tenido capacidad de apreciarse, pese a las fuertes apreciaciones que ha tenido contra la mayoría de divisas, tras la aprobación del Fondo de reconstrucción europeo. El franco suizo en este sentido, se está quedando sola en el podio de divisas refugio, tras las depreciaciones del yen japonés y del dólar USA. También ha estado soportado, al igual que el oro, por una semana marcada por una cierta preocupación por la economía estadounidense, que ha hecho que el oro tocara máximos históricos en niveles de 1.900 USD/onza y que el franco suizo, por tanto, se mantuviera realativamente estable en esta zona de 1,0750, todavía cercana a sus máximos anuales. No esperamos grandes cambios en este cruce en lo que resta de verano, teniendo en cuenta que agosto suele ser un mes complicado por la falta de volúmenes y un tono de mercado siempre algo más pesimista.

El yen japonés por su parte cotiza en niveles de 123,50. Se ha llegado a depreciar en la semana hasta niveles de 124,20 en las sesiones del miércoles y jueves, a medida que las inundaciones en Japón y buena parte de Asia hacían estragos y ponían en duda la recuperación de estos países. No obstante, en la sesión del viernes, a medida que amainaban los temporales y se hacían valoraciones a la baja de los daños inicicales; hemos visto de nuevo al yen recuperarse a cierre de semana hasta los niveles actuales en la zona de 123,50.

Tampoco esperamos cambios significativos en este cruce EUR/JPY para las próximas semanas. Esperamos un movimiento lateral entre los 122,50 y los 124,00. Niveles por encima de 124 no esperamos ver, a no ser que tengamos nuevas noticias de desastres naturales importantes.

Con respecto a la libra esterlina, ha tenido un mal comienzo de semana, pasando de cotizar de niveles de 0,90 hasta los 0,9130 que tocó el martes, tras conocerse la aprobación del Fondo de reconstrucción europeo, que llevó al euro a marcar máximos contra la mayoría de divisas. Tras esta depreciación inicial se ha mantenido sin cambios entre niveles de 0,9090-0,9120. En estos días se están volviendo a retomar las negociaciones para la nueva relación entre la U.E. y Reino Unido tras el Brexit, que se producirá a 31 de diciembre. Ya está claro que no habrá prórroga de permanencia en el Mercado Común, esto se confirmó hace un par de semanas, y fue lo que llevó a la libra a depreciarse hasta el 0,90. Pero todavía cabe la posibilidad de una salida suave, si en estos meses se consigue, al menos, cerrar algunos puntos de la nueva relación bilateral entre Reino Unido y la U.E.

No obstante, no tenemos grandes expectativas debido a los tiempos tan cortos que hay, con lo cual, buena parte de la salida va a ser sin garantías, y por tanto van a tener que realizarse planes de contingencia en sectores, empresas etc. No obstante esto no debería tampoco suponer un descalabro para la libra, ya que por las últimas declaraciones del Banco de Inglaterra, no son proclives a más bajadas de tipos de interés. Lo más que se puede esperar son mayores planes de liquidez en el caso de una salida desordenada; con lo cual de momento la resistencia en 0,9305 sigue plenamente como techo en este cruce en el medio plazo.

Y con respecto a divisas emergentes, vemos cómo siguen depreciándose en estas últimas semanas, contra un euro que se ha mostrado extraordinariamente fuerte tras la aprobación del Fondo de reconstrucción en Europa, y por las malas noticias que nos están llegando de muchos estos países, por el avance de los contagios por Covid-19. En este sentido, Brasil y los países hispanoamericanos en general, están sufriendo con mucha intensidad esta crisis en estos momentos. Sus divisas se deprecian de media un -3% esta semana contra el euro, hasta volver a zona de mínimos anuales; a pesar de que al menos el barril de petróleo se ha mantenido estable, ligeramente por encima de los 40 USD.

En este sentido seguimos con un sesgo siempre más favorable, dentro del mundo de las emergentes, por las divisas emergentes asiáticas. Esta semana no han tenido tampoco un buen comportamiento por la fuerte apreciación del euro y las inundaciones que ha tenido buena parte del este asiático; pero en general sus perspectivas se mantinen bastante mejores que las del resto de divisas emergentes mundiales, gracias a su menor dependencia del precio de las materias primas (petróleo principalmente) y al fuerte peso que tienen las manufacturas sobre sus economías.

 

Evolución de los principales cruces de divisas contra el euro

file

Datos macroeconómicos semana anterior

file