Esta página web utiliza cookies, propias y de terceros, con la finalidad de ofrecer el mejor servicio al usuario y al objeto de facilitar y prestar los servicios y funcionalidades requeridos por quién accede a la página. Al utilizar los servicios de esta página web  y continuar navegando, consideramos que el usuario acepta el uso de las cookies. El usuario puede revocar en cualquier momento el consentimiento que ha dado a la instalación de cookies, mediante su eliminación en su ordenador y modificando los parámetros de su programa navegador. Más información sobre cookies

#Estrategia de mercado — 03.07.2017

CRECIMIENTO ECONÓMICO SÓLIDO Y SINCRONIZADO

  • Desde BNP Paribas Wealth Management prevemos para 2017 y 2018 un crecimiento económico moderado, sólido y sincronizado en la mayoría de los países desarrollados. En las economías desarrolladas, el crecimiento económico se situará entre 1% y 2,5% dependiendo del país. Además, será un crecimiento sincronizado porque todas las zonas geográficas se verán beneficiadas de esta recuperación económica.
  • No existe ningún signo claro de aceleración de la inflación.
  • Las expectativas de beneficios siguen por buen camino. La mejora es más notable en la zona Euro. Dada la solidez de los principales indicadores, hemos revisado al alza nuestras previsiones de crecimiento en la región para los próximos dos años (un 1,8% para 2017 y un 1,6% para 2018). El Banco Central Europeo (BCE) continuará con su política acomodaticia pero reducirá gradualmente su “Quantitative Easing”.
  • Por otro lado, hemos revisado nuestras expectativas con respecto a la economía de EEUU, cuyo crecimiento seguirá siendo mayor que el de la zona Euro. Pero las dificultades en la Casa Blanca (por ejemplo, las relativas a la reforma del “Obamacare”) crean dudas acerca de la magnitud de los estímulos fiscales que la administración Trump será capaz de implementar.
  • También hemos revisado al alza las perspectivas de crecimiento de Japón y China.

 

Debilidad reciente del dólar y potencial limitado en el futuro

El “momentum” económico ha mejorado en Europa en las últimas semanas mientras que está flaqueando en EEUU. Esta tendencia es inusual pero compensa el hecho de que los datos de EEUU hayan sido revisados al alza sistemáticamente desde la elección de Trump. El exceso de confianza de EEUU está siendo corregido, mientras que el pesimismo europeo fue exagerado hasta las elecciones francesas, lo que explica la recuperación del euro. Sin embargo, no modificamos nuestra postura sobre la política monetaria: la Reserva Federal (Fed) va a endurecer su política monetaria y creemos que el mercado está infravalorando la determinación de las autoridades monetarias americanas en cuanto a subida de tipos de interés. La Fed está incluso comenzando a hablar de la posibilidad de reducir de nuevo su balance no reinvirtiendo en los bonos que posee cuando lleguen a vencimiento. El 14 de junio la Fed subió sus tipos 0,25 puntos básicos y esperamos una subida adicional a finales de este año y 3 más en el 2018.

En Europa, el BCE no debería cambiar nada antes de las elecciones de Alemania.

Nos mantenemos positivos con respecto al dólar con un objetivo a 3 meses de 1,05 frente al euro ya que la paridad parece ahora un objetivo  muy agresivo, en vista de la revisión del crecimiento económico en las dos regiones. El riesgo de unas posibles elecciones anticipadas en Italia podría provocar un debilitamiento temporal del euro.

RECOMENDACIONES POR TIPO DE ACTIVO

  1. Los mercados financieros ya han descontado las buenas noticias con respecto a los datos macroeconómicos y los resultados de las compañías. La incertidumbre política y la fase de transición hacia unos mayores rendimientos de los bonos, generan, desde nuestro punto de vista, el riesgo de que se produzca una corrección temporal de los mercados de renta variable. Mantenemos una postura neutral a corto plazo y una opinión positiva a medio plazo. Nuestras recomendaciones geográficas con respecto a la renta variable permanecen invariables (preferencia por la zona Euro y Japón). Nos mantenemos neutrales en EEUU y en los mercados emergentes. Por sectores tampoco hay cambios: preferencia por las temáticas de crecimiento secular, la reflación en Europa y el sector energético.
  2. Continuamos recomendando prudencia en los mercados de bonos. Nuestro objetivo a 12 meses para el Bund alemán es del 1% y para los bonos del tesoro americano es del 3%. Preferimos el segmento de bonos corporativos más arriesgados (duraciones reducidas). Esto incluye los bonos “High Yield” y los bonos convertibles de la zona Euro. Tenemos una opinión positiva con respecto a los bonos de los países emergentes en divisa local (mayores crecimientos, inflación reducida, posibles bajadas de tipos en diversos países, reducción del riesgo de proteccionismo en EE.UU).